Portada

Guía rápida para visitar Venecia

¡Hola pasajero!

En esta ocasión, viajamos hasta la maravillosa e inigualable ciudad de Venecia, donde estuve pasando unos días la semana pasada. Era mi cuarta vez en la ciudad italiana y espero que no sea la última. Normalmente no me gustan los sitios tan abarrotados de gente (y turistas), pero creo que con Venecia hago una buena excepción. Es taaaaaaaan impresionante, que vale la pena de cualquier manera. Siempre que visito sitios que llevan plasmada en su arquitectura una larga historia, me emociona pensar en la época en la que estaba en construcción (siglos y siglos). ¿Cómo sería la mentalidad de esas gentes para crear monumentos tan grandiosos y puentes hechos íntegramente a base de mármol? De hecho, hace poco nos hicieron una entrevista a Marta y a mi (que puedes leer aquí) en la que nos preguntaron si volveríamos al pasado, y que si era así a qué época volveríamos. Yo contesté que no me gustaría, bajo ningún concepto, volver al pasado, ya que nunca habíamos tenido la oportunidad de viajar tanto y conocer tantos sitios diferentes en una misma vida, como hoy en día. Cuando volví a pisar Venecia la semana pasada, me arrepentí de esta respuesta. Sin duda, me hubiera gustado colarme, al menos por unos días o semanas, en algún momento del siglo XVIII, para vivir de primera mano su máximo apogeo y asistir a su carnaval.

iglesia

Pero bueno, aquí estamos en el siglo XXI y, aunque hoy estoy más frustrada que nunca por vivir en este siglo (se me ha roto el disco duro externo y me ha costado cuatro horas poder recuperar mi vida entera en datos. Un día de MUCHO SUSTO), afortunadamente existe la tecnología para que puedas ver y leer mi viaje a Venecia con unos respectivos consejos muy útiles si planeas visitarla, y no arruinarte en el intento.

Uno de los 455 puentes que existen en Venecia

Antes de viajar a la ciudad de los canales, tienes que hacerte la idea de que Venecia es cara. Es extremadamente turística y eso se paga. Pero vale la pena que ahorres un poquito y te quedes más que un día o dos para, al menos, tener una idea buena y completa de lo que es la ciudad y sus alrededores. A pesar de sus precios, siempre hay algunas cosillas que se pueden implementar para ahorrar y en especial ¡para que no te cojan de primo por ser turista!

El atardecer en el Gran Canal

TIPS para ahorrar:

  • ALOJAMIENTO: Para dormir ni se te ocurra reservar nada en la zona más turística, es decir, entre el puente de Rialto y la Plaza de San Marco. Te cobrarán una pasta y, además, cuando quieras salir a cenar a cualquier restaurante de la zona (sin que sea un Hotel cinco estrellas) te pondrán una pizza congelada a precio de oro. Definitivamente NO, gracias. Busca (yo encontré muy fácil por booking.com, aunque también puedes probar en otras páginas como AirBnb) algún hospedaje en el barrio de Cannaregio. Es el barrio en el que antiguamente vivía la gente más humilde y, hoy en día, creo que es prácticamente el único en el que aún vive gente local. Tiene muy buen ambiente por la noche, la gente se sienta al borde del canal a beberse unas cervezas y en los restaurantes puedes disfrutar de una buena comida italiana a un módico precio.

Ambiente en Cannaregio

  • TRANSPORTE: No podrás ir caminando a todos sitios, es una isla y necesitarás transporte, así que aléjate de los llamados water-taxis (son como las limusinas de Venecia) y compra un ticket para montarte en los “Vaporettos”, que es el equivalente al transporte público de cualquier ciudad, pero en barco. Hay billetes sencillos de un sólo viaje y billetes por día. Mientras más días, más barato. El de un día cuesta 20€, el de dos 30€ y el de tres 40€. Así que vale la pena comprarlo nada más llegar y que te valga para toda la estancia. Poder montarte en los barcos te ahorrará mucho tiempo y podrás conocer otras islas además de la principal. Son muy lentos pero entretenidos, observar a la gente que sube y baja y tratar de averiguar si eran turistas o locales era uno de mis pasatiempos favoritos. Y de todos modos, mires a donde mires por la ventana, encontrarás algo bonito o gracioso que ver, ya sean monumentos, edificios, taxis llenos de asiáticos sacando fotos, o venecianos en barquichuelos tirándote besos volados (sí, me pasó). Otro consejillo es que mires bien en qué dirección van, porque el mismo número suele ir en dos direcciones diferentes. Nosotros nos equivocamos nada más llegar y perdimos una hora y cuarenta minutos.

 

Gente saliendo de uno de los vaporettos

  • COMIDA: Ten cuidado donde te metes. Incluso en Cannaregio, encontrar un restaurante o bar para tomar algo, en el que no te estafen, es una lotería. El primer día, nada más llegar, nos sentamos en una terraza con apariencia de “baratilla”, en la que nos clavaron 8€ por cada cerveza. Mientras que al día siguiente en el bar de al lado nos cobraron (sólo) 2’50€. Es un poco cuestión de suerte pero también de observación. Para desayunar, no te sientes en ninguna terraza , busca alguna panadería o pastelería y desayuna de pie antes de seguir el viaje. Para comer o cenar, fíjate que tipo de clientela tiene el sitio. Si hay gente local sentada con sus niños, y no sólo hay turistas, es un buen sitio.

¡Clavada! Café a 3€ y vaso de zumo a 4€ (bueno medio vaso porque ni siquiera estaba lleno)

TIPS para visitar:

Para conocer Venecia a fondo harían falta ¡meses! Hay innumerables sitios, islas, museos, etc que ver. Pero si sólo dispones de unos días, aquí tienes los lugares que tienes que visitar SI o SI.

  • Venecia centro, el Gran Canal, la Plaza de San Marco: Son los sitios que salen en todas las fotos, lo más típico y visitado. Aun así, vale la pena dejarse caer por ahí. Si duermes en Cannaregio, aventúrate a caminar por las callejuelas y los numerosos puentes hasta llegar a San Marco. La vuelta hazla en el Vaporetto, para poder apreciar la majestuosidad del Gran Canal y del Puente de Rialto desde abajo.

Plaza de San Marco, lugar de turistas y palomas

  • Mercado de Rialto: Está también en la isla principal. Creo que abre solo por las mañanas pero es precioso y además puedes darte el placer de mezclarte con los locales haciendo sus compras diarias.

Puestito del mercado

 

  • Cannaregio: Es uno de los seis barrios de Venecia y es céntrico sin ser agobiante. Soy un poco pesada pero de verdad que merece la pena. Es lo más alternativo y auténtico que puedes encontrar. Las calles son bonitas, conserva la esencia de hace siglos, se come muy bien, te alejas de la muchedumbre y los paseos por la noche son realmente agradables. ¿Qué más necesita uno?

Entre las callejuelas de Cannaregio

  • Murano: Es, claro está, la isla donde están las fábricas del cristal de Murano, antiguamente usado por los venecianos como moneda de cambio. También cuenta con canales y muchos puentes. Tiene un faro muy bonito, puedes visitar alguna de las fábricas , ver como hacen el cristal y comprar un par de suvenires bonitos y útiles que merezcan la pena (no como las caretas típicas del carnaval que se compra todo el mundo)

 

Una de las múltiples tiendas donde puedes comprar cristal de Murano

En los canales de Murano

  • Burano: Mi lugar favorito de todo el viaje porque es absoluta y mágicamente PRECIOSO. Es una isla con carácter propio, donde todas las casas son de colores diferentes y llamativos. Hay mucha vegetación, que en contraste con los colores, hace que sea un sitio con un encanto bestial. Sinceramente, creo que podría quedarme en esa isla incluso un par de meses Aunque si que debo de reconocer que tanto turista puede llegar a ser un poco molesto. La había visitado la primera vez que estuve en Venecia, hace unos 12 años, y recordaba que era bonito, pero quería volver para empaparme bien de nuevo de todos los detalles. No me equivoqué. Definitivamente TIENES que ir a Burano.

burano2

burano5

burano3

 

  • Lido: Esta vez no visité la isla alargada donde están los hoteles más exclusivos y la playa. La verdad es que, viniendo de las Islas Canarias, no hay nada que me sorprendiera o gustara mucho allí. Pero si tienes tiempo, y te apetece, es una excursión que puedes hacer y de paso darte un chapuzón en la playa.

 

El barco del cartero en Murano

La laguna de Venecia es ENORME, hay muchísimos sitios más, pero esto sería lo que uno no se puede perder si va de visita con el tiempo justo. Esta vez me quedé con ganas de visitar el cementerio de San Michele, que es una isla aparte. Ya, ya sé que es un poco tétrico y en cualquier otra ciudad no me acercaría a ningún lugar así. Pero estoy segura de que es absolutamente precioso y algunos personajes y personalidades importantes, como Joseph Brodsky, Ígor Stravinski o Serguéi Diáguilev, están enterrados allí. ¡Para la próxima!

Psst ¿te cuento un secreto? El mundo dice que París es la ciudad del amor pero es mentira. ¡Es Venecia!

Es una ciudad tan especial y tiene tantas peculiaridades que, como no podía ser menos, me volví loca sacando fotos. Una de mis favoritas es esta, de una gasolinera en la isla de Murano. Gasolinera para barcos, claro. Aún así, te aviso que ninguna de las fotos le hacen justicia a la ciudad. Es un lugar que hay que visitar, en vivo y en directo, al menos una vez en la vida porque es ¡INCOMPARABLE!

gasolinera

Últimamente, me ha dado por hacer ilustracioncillas de los sitios a los que voy, representando lo que para mi fue ese lugar, lo más representativo o algunos elementos típicos. ¡Aquí te dejo la que hice de Venecia!

Esta semana estaré en Croacia así que ¡ya sabes lo que toca el próximo lunes en el blog! Espero que te haya gustado el post, que lo hayas disfrutado, que te resulte útil si algún día planeas visitar Venencia o que te haya traido recuerdos si ya la has visitado. Como siempre, estoy y estamos (hablo por Marta también en este caso) encantadas de recibir mensajes y comentarios, así que ¡no te cortes! y anímate a escribirnos, a suscribirte y a seguirnos en nuestras redes sociales. Nos gustaría saber si has estado en Venecia alguna vez o si planeas visitarla algún día 🙂 ¡Cuéntanos!

¡Súbete a Nuestro Avión!

Si te ha gustado este post, haz el check-in para suscribirte a nuestra lista de correo, y serás el primero en enterarte de todas las novedades. Además, podrás descargarte, de manera gratuita, nuestros SÚPER fondos de pantalla. ¡Preciosos e inspiradores!

¡No te quedes en tierra!

Lisi Ruppel

Tengo pasaporte alemán/español pero me considero ciudadana del mundo. El hemisferio derecho de mi cerebro rige mi vida así que soy creativa, aventurera, impulsiva, muy soñadora y bastante cabezota. El motor que me impulsa es el amor y mi corazón se acelera cuando estoy a punto de irme de viaje, cuando paso tiempo con la gente que amo, cuando fotografío cosas y sitios bonitos, cuando saco tiempo para crear o cuando contemplo una puesta de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *