20160929 130133

Relato de Catarina, la portuguesa que perdió el miedo a navegar

Ser português é dizer bom dia ao vizinho, é dizer bom dia no café, é dizer olá como está ao carteiro, é dizer bem obrigado no elevador. Ser português é dizer vai-se andando, para a frente, nunca para trás. Ser português é ser pessimista quando as coisas estão boas mas optimista quando estão más. Ser português é ser-se humano e por isso ser-se incoerente. É ter poetas nas gentes, é ter Antónios Aleixos semi-analfabetos mas que sabem mais que doutores. É ter bêbedos e drogados no génio de Pessoa. É tudo valer a pena porque a nossa alma não é pequeña”

  Guilherme Duarte

 

Dicen que el barco solo está a salvo en el puerto, sin embargo, aunque el puerto sea un lugar espléndido y cómodo…se sabe, de antemano, que allí nada pasará.

Estas palabras me escribió Catarina cuando le pedí que me explicara el motivo por el que vino a vivir a Madrid. Es de Oporto, tiene 23 años y es bióloga. Desde que fui a Lisboa en verano, me enamoré de Portugal, de su gente y de su idioma. Por eso quise aprenderlo y Catarina es la persona que me ha estado ayudando, pero no solo con el idioma, sino a conocer más, mucho más, sobre Portugal.

Oporto

Porque ser portugués es ser muita coisa.

20160929_163802

Y españoles y portugueses, y ciudadanos del mundo, no somos tan distintos. Pero todos tenemos nuestras peculiaridades, y Catarina me contó como vino a España a cambiar su vida. Como España y Portugal se han cruzado mucho a lo largo de la historia, pero siguen siendo países muy distintos. Que esa diferencia fue la que despertó su curiosidad. Ella ve, por un lado, que Portugal es más tranquila, formal, orgulloso y tolerante y España es más energética, espontánea y despreocupada.

 

Oporto

Oporto

Pero ella sobre todo lo ve así….

 

Salir de nuestra zona de confort, evidentemente, nunca es sencillo. Nos cuentan que es ahí que ocurre la magia pero se olvidan de mencionar que, aunque la mayoría de las veces te sientas capaz de comerte el mundo, en otras dudarás de la decisión de haber venido, te sentirás solo al principio y echarás de menos “tu puerto” – No te preocupes, es parte importante del proceso.

La buena noticia es que la convivencia en el país vecino puede ser muy gratificante. Me he dado cuenta que son más que flamenco y paellas. Traté de adaptarme a sus horarios, a su informalidad tan singular y, sobretodo, a su café (y esta sí que me ha costado). Aprendí que aquí se habla alto en la calle y que da igual cuanta gente esté mirando; que hay que tener cuidado con el bolso si estás entre la multitud y que siempre hay tiempo para una cañita más. Aquí se sale haga el tiempo que haga, se abraza con fuerza y se saluda a todo el mundo…¿Como no enamorase de una ciudad así?

Entre tapas y el ritmo frenético de los miles de eventos que hay en Madrid me enteré que también es posible sentirse en casa en una ciudad donde todos parecen turistas. La capital española está llena de personas maravillosas para conocer y de culturas que pondrán tus convicciones patas arriba.

Al final de un año, y ya cuando estaba preparándome para ir a mi país, noté que uno nunca se muda totalmente a un lugar: siempre dejas una parte de ti y que el más importante no cabe el la maleta. Por eso volví.

Para los que piensan venir: Madrid no te dará todas las respuestas pero es un sitio estupendo para empezar. No discrimines la idea del inesperado porque “el barco está a salvo en el puerto, pero no es para eso que están hechos los barcos”.

 

Obrigada, Catarina.

¡Súbete a Nuestro Avión!

Si te ha gustado este post, haz el check-in para suscribirte a nuestra lista de correo, y serás el primero en enterarte de todas las novedades. Además, podrás descargarte, de manera gratuita, nuestros SÚPER fondos de pantalla. ¡Preciosos e inspiradores!

¡No te quedes en tierra!

Marta López

Risueña, curiosa y observadora. Tengo 25 años y nací en Gran Canaria, pero desde que salí de la isla con 18, las palabras origen y hogar tomaron un nuevo significado. Recuerdo hasta los más pequeños detalles, hago listas para todo y la de "cosas que quiero hacer antes de morir" hace tiempo que sobrepasó el límite para esta vida. Adoro caminar descalza y cenar un buen desayuno.

This Post Has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *