10

Impresiones de Istria: una ruta por Italia, Eslovenia y Croacia

¡Hola pasajero!

La semana pasada estuve cinco días recorriendo la región de Istria, entre Italia, Eslovenia y Croacia. Ha sido un viaje y una manera de viajar totalmente distinta al anterior de Venecia (que si no has leído puedes hacerlo aquí). En esta ocasión ¡viaje de verdad! Nada de turistiqueo, en el sentido más barato de la palabra, y de ir descubriendo, a base de ensayo/error, los sitios que merecen la pena de verdad. Tuve el privilegio de ir con amigos croatas, Walter e Ingrid, que no solo me alojaron en su casa, sino que se esforzaron al máximo por enseñarme toda su región, su gastronomía y por hacerme sentir como en casa. Fueron unos días muy intensos física y emocionalmente. El viernes cuando llegué a Austria de nuevo y deshice las maletas, estaba cansada en cuerpo y alma. No sólo recorrimos muchísimos lugares en poco tiempo, sino que también tuve que digerir cantidad de información y anécdotas personales que me iban dando de cada sitio al que íbamos. Pero, como se suele decir, sarna con gusto no pica y estaba cansada pero a la vez emocionada ¡Fue todo un placer! De hecho, no hay cosa que más me guste en este mundo que entregarme de esa manera a los sitios a los que voy.

En la ciudad de Trieste, Italia.

El viaje entero sería demasiado para un solo post, así que hoy te contaré un poco los sitios que visité y mis impresiones generales sobre el lugar y, ya en post siguientes, me iré deteniendo de manera individual en cada sitio, ¡porque ninguno tiene desperdicio y quiero enseñártelos todos!

Ruta desde Austria hasta Umag, donde dormimos los cinco días.

La ruta comenzó el lunes, cuando salimos de Villach (Austria), donde Ingrid y Walter viven la mayoría del tiempo. Después de montarnos en el coche, recorrimos durante más de tres horas las montañas de los Alpes italianos, la costa italiana y la costa eslovena, hasta finalmente, llegar a su otro hogar en Umag. La verdad es que no era mi primera vez en Croacia. Estuve hace muchos años al otro lado de la península, en Rijeka y Opatija, así que iba con una idea más o menos preconcebida de lo que me encontraría. Aunque una vez más, ¡me equivoqué! Es lo que tiene hacerse ideas previas.

En realidad, yo iba con el convencimiento que conocería sólo una región de Croacia, y que así te lo contaría a mi vuelta. Pero, ya desde el comienzo de la ruta, me di cuenta que eso no era posible. Lo que conocí fue una zona que pertenece a otros dos países también. Istria es una región tan multicultural y mezclada, que apenas notas la diferencia cuando cruzas las “fronteras” políticas entre los países que la forman (Croacia, Italia y Eslovenia).

La gastronomía es muy similar y todos los carteles están en varios idiomas. Así que, lo primero que hicimos, al llegar al pueblito croata de Umag, fue ir a cenar una buenísima pizza al más puro estilo italiano. Toda esta mezcla tiene su base histórica, claro. Istria fue veneciana, ha estado bajo el imperio austríaco, ha vuelto a ser italiana, ha sido parte de la antigua Yugoslavia y está dividida (desde 1945) en tres países. No es raro que en una familia istriana, el abuelo haya sido austríaco, el padre italiano y el hijo croata. Así que cómo no van a ser multiculturales, ¡si son el más vivo ejemplo de esa palabra! Estos cambios continuos de nacionalidad y pasaporte también se traducen, en la actualidad, en amabilidad, apertura de carácter y hospitalidad. A la mayoría de los istrianos, bilingües, no les importa intentar hablarte en un par de idiomas distintos hasta que consigan que les entiendas, es parte de su naturaleza.

¡Gracias Walter e Ingrid por ser los mejores anfitriones!

Pero no sólo nos quedamos en Umag, los días siguientes fuimos recorriendo todo el lado oeste de la península. Estos son los sitios que visité:

  • Umag:

Vistas a la parte vieja de Umag, Croacia.

Donde dormíamos y nos sentíamos acogidos como en casa. Es un pueblito costero con un muelle deportivo encantador. La parte vieja tiene casas muy pintorescas con una iglesia  de estilo veneciano que data de 1760. Hay también unos resorts hoteleros muy grandes y millones de sitios realmente bonitos donde darse un chapuzón en el adriático. Me impresionaron los jardines de las casas, donde crecen todo tipo de árboles frutales y flores preciosas. ¡Se lo curran muchísimo!

  • Savudrija:

Manera tradicional de “atracar” los barquitos en Savudrija, Croacia.

Un pequeño pueblo de pescadores con el faro más antiguo del Mar Adriático, construido en 1818. Me llamó la atención la costumbre que tienen de colgar los pequeños barcos en columnas hechas de madera. Es una tradición muy antigua, que comenzó como una forma de protección ante fiereza del mar en algunas ocasiones.

  • Rovinj:

Parte vieja de Rovinj, Croacia.

Vale la pena perderse por sus callejuelas e ir subiendo hasta la iglesia de Santa Eufemia, en el punto más alto de la península.  Se disfruta del camino, viendo las pequeñas tienditas, restaurantes locales y de las maravillosas vistas una vez que llegas arriba con la lengua fuera. Se puede ver mucho la influencia veneciana, renacentista y barroca en las iglesias y casitas que forman la parte vieja. Puedes leer las 13 cosas que puedes y debes hacer Rovinj aquí.

  • Grožnjan:

Callecita en Grožnjan (Croacia) mi pueblo favorito.

¡Dios! ¡Mi sitio favorito de todo el viaje! Grožnjan es un pueblito en la montaña con poco más de 30 habitantes y es MÁGICO. Sus galerías y estudios de arte le dan un encanto bohemio y especial. También tiene muchísima vegetación, que en contraste con los muros de piedra antiguos, hace que todo se vea muchísimo más bonito. Sería el típico sitio en el que me gustaría casarme, y no puedo esperar a escribir el post individual para enseñarte todas las fotos preciosas que saqué. ¡Para que alucines, como yo, con la belleza de este pueblecito! Lee la crónica de mi pueblo favorito y observa las preciosas fotos haciendo click aquí.

  • Piran:

Plaza principal de Piran, Eslovenia.

En la parte de costa eslovena, este pueblo tiene un muelle de pescadores también muy bonito, una plaza principal majestuosa y una avenida marítima digna de pasear. Donde hace esquina cuenta con una iglesia con aire medieval y en el centro una de aire veneciano. Cuando está despejado, se ven unas vistas espectaculares a toda la costa croata, situada justo enfrente. Puedes leer el post individual de Piran haciendo click aquí.

Yo en la plaza de Piran.

 

  • Trieste:

Piazza de Unità d’Italia, en Trieste.

La ciudad más grande de Istria, en la parte italiana, la visitamos en el camino de vuelta el viernes. Tiene ambiente de gran ciudad, hay muchísimos cafés y restaurantes, donde uno puede sentarse y maravillarse con el entorno. La plaza principal del Ayuntamiento, llamada la Piazza Unità d’Italia, es verdaderamente impresionante. Vale la pena dejarse caer y pasear por sus calles, sobre todo si eres más de ciudad que de pueblo pequeño.

Hay otros sitios, como Pula con su anfiteatro al estilo romano, Buje y Pazin, entre otros, que no tuve oportunidad de visitar esta vez. Eran pocos días y, a pesar de tener la ventaja de ir con gente local que te enseña lo auténtico y no te hace perder el tiempo, es una península grande y haría falta más tiempo para conocerla a fondo. No importa, no creo que sea mi última vez, y es lo que me pasa con todos los sitios que me gustan, ¡me dejan con ganas de más!

¡En Croacia también hay fiordos! Esto es en Lim Fjiord.

Ya sabes que hago ilustraciones de los sitios a los que voy. No podía ser menos el caso de Istria. Para que no te pierdas, el Kažun, es lo que antiguamente construían para protegerse y esconderse. Está hecho íntegramente de piedra y han aguantado una eternidad sin necesidad de cemento ni nada que los sujeten. ¡Arte! Por otro lado, en el terreno de la gastronomía, el aceite de oliva es muy famoso y reconocido y además, vayas donde vayas, te encuentras campos de olivos preciosos. Los espárragos verdes salvajes es algo que probé y quedé con el paladar hipnotizado. Crecen de manera natural en los bosques y se pueden cortar siempre que quieras. Son muy finos pero una explosión de sabor. Y, por último, el vino teran, es el tipo de uva típica de la zona. Respecto a gastronomía, creo que también haré un post aparte porque ¡se me va de las manos!

ilustraciones istria

Espero que te haya gustado y que te hayas podido hacer una idea general de la maravillosa zona de Istria. Esta semana estaré en Austria, disfrutando de la tranquilidad porque la semana siguiente me voy a vivir, por motivos de trabajo, a Leeds (Inglaterra). En principio, estaré unos seis meses, así que también te iré contando lo que voy encontrando por allí, ¡seguro que cosas que valen la pena!

¡Nos vemos en el blog el próximo lunes y todos los días por nuestras redes sociales :)!

¡Súbete a Nuestro Avión!

Si te ha gustado este post, haz el check-in para suscribirte a nuestra lista de correo, y serás el primero en enterarte de todas las novedades. Además, podrás descargarte, de manera gratuita, nuestros SÚPER fondos de pantalla. ¡Preciosos e inspiradores!

¡No te quedes en tierra!

Lisi Ruppel

Tengo pasaporte alemán/español pero me considero ciudadana del mundo. El hemisferio derecho de mi cerebro rige mi vida así que soy creativa, aventurera, impulsiva, muy soñadora y bastante cabezota. El motor que me impulsa es el amor y mi corazón se acelera cuando estoy a punto de irme de viaje, cuando paso tiempo con la gente que amo, cuando fotografío cosas y sitios bonitos, cuando saco tiempo para crear o cuando contemplo una puesta de sol.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *