IMG 1407

Un día por la Ciudad Imperial de Fez

ADVERTENCIA: Puede que leer este post te abra mucho el apetito o te entren unas ganas irrefrenables de ir a Fez sólo para comer. Que no se diga que no te lo advertí…

La semana pasada te contaba mi experiencia en Rabat. Al ser una ciudad pequeña nos iba a sobrar el tiempo para los días que estábamos allí. Por eso, decidimos ir a pasar un día a Fez, ya que solo están a unos 200 km de distancia.

¿Cómo llegar a Fez?

Si vas también desde Rabat, la mejor opción es ir en tren. Desde la estación de Rabat Ville, en esta página puedes consultar los horarios de los trenes, tanto para ir como para volver. El trayecto dura entre unas dos horas y media a tres horas, depende de las paradas que haga. El tren es bastante cómodo y además tienes un carrito con algo de comida en el caso de que quieras comprar algo.

También hay trenes directos desde Marrakech, aunque dura bastante más, y también cuenta con aeropuerto.

 

Si vas en tren, aunque la estación no está en el centro puedes ir caminando ya que no son más de 30 minutos, o en taxi, que son muy baratos.

Todo lo que te vas encontrando en el camino al centro de Fez

La ciudad de Fez cuenta con 1 millón de habitantes, es la capital del Islam del país y está dividida en tres: la medina antigua, Fez el-Bali, la zona judía, Fès el-Jdid, y la zona francesa Ville Nouevelle.

Su medina, es la zona peatonal más grande del mundo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Si piensas en un zoco, puede que se te venga a la mente multitud de gente detrás de ti ofreciéndote sus productos, mucho caos, mucho bullicio… pero nada más lejos de la realidad en el caso de Rabat. Lo que encontrarás allí es una medina tranquila, donde te dejan mirar y comprar con tranquilidad y no intentan en cada paso que les compres algo. Era mi primer contacto con Marruecos y con su medina, y me sorprendió porque no era nada parecido a como me habían contado y había leído.

Pero Fez, es otra historia.

La Puerta Azul: la famosa entrada a la medina.

Fez es ruido. Es gente caminando de un lado para otro. Es un burro en una esquina cuando menos te lo esperes. Son colores intensos, olores fuertes y sonidos por todos lados. Es un cóctel de la identidad más pura del país para dar lugar a una explosión de vida.

 

 

Porque sí, en la medina de Fez encontrarás todo lo que esperas en tu viaje a Marruecos. Es perderte por todas sus calles y sorprenderte en cada esquina.

Es callejear y encontrar un lugar para también saborear la ciudad: el Dar Tajine.

Un restaurante que se encuentra en la antigua casa y azotea de la madre de su dueño actual, donde cocina y dirige el lugar con toda su alma.

 

Allí probé lo mejor de la gastronomía marroquí.

Porque si vas a Fez, desde luego tienes que pararte a comer aquí.

En sus mesas

Tiene un menú cerrado por 140 dírhams. Es un poco más de lo que sueles encontrar, pero sin duda, merece la pena.

El menú incluye: ensalada como entrante, principal, té y pastas típicas de postre.

Cuando digo ensalada me refiero a…

 

Un conjunto de platos elaborados de verduras y legumbres cocinadas con diferentes especias. Un placer para el paladar y para la vista.

Como principal te servirán lo más típico: tajine de pollo y de ternera y pastelas.

El tajine es un utensilio de barro que usa para cocinar que tiene una tapa cónica. También se le llama así al guiso tradicional de Marruecos y otros países, que se cocina en él. Los famosos son de pollo y de ternera con ciruelas pasas y almendras.

La pastela es un plato tradicional hecho a base de masa de hojaldre , almendras, rellena generalmente de pollo y perfumado con azúcar glas y canela. Una fusión entre dulce y salado que no deja indiferente. Además, como nos dijo el dueño, también la hacen y la probamos de paloma.

“Tienen que probarla, es algo que va con nuestra alma”.

Para terminar, no podía faltar el tradicional té con menta y sus increíbles dulces hechos con almendras, cacahuetes, coco, limón…

Toda una experiencia culinaria.

Toda una experiencia para volver con un poco más de vivencias a tus espaldas (y con el estómago lleno) ;).

¡Súbete a Nuestro Avión!

Si te ha gustado este post, haz el check-in para suscribirte a nuestra lista de correo, y serás el primero en enterarte de todas las novedades. Además, podrás descargarte, de manera gratuita, nuestros SÚPER fondos de pantalla. ¡Preciosos e inspiradores!

¡No te quedes en tierra!

Marta López

Risueña, curiosa y observadora. Tengo 25 años y nací en Gran Canaria, pero desde que salí de la isla con 18, las palabras origen y hogar tomaron un nuevo significado. Recuerdo hasta los más pequeños detalles, hago listas para todo y la de "cosas que quiero hacer antes de morir" hace tiempo que sobrepasó el límite para esta vida. Adoro caminar descalza y cenar un buen desayuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *