1

Postales de la colorida isla de Burano

“Il viaggio non soltanto allarga la mente: le dà forma”. 

Bruce Chatwin

Este lunes nos trasladamos a Burano (Venecia), donde estuve en junio. Como ya conté en la guía de Venecia, que publiqué hace un tiempo, no era mi primera vez en la isla. Estuve hace muchísimos años y ¡me había encantado! De hecho, prometí que volvería. Dicho y hecho. Hace un mes y poco tuve la oportunidad de visitarla de nuevo, y seguía tan preciosa como la recordaba. Tomamos el vaporetto que nos llevó primero a Murano, la isla donde se hace el cristal. Dimos una vuelta pero yo estaba impaciente, no podía esperar a volver a montarme en el barco y llegar a la isla de los colores. Murano a pesar de tener un aspecto mucho más industrial, es bonito. Pero es que Burano es el encanto personificado.

No te llevará mucho tiempo conocerla y hacerte a ella, es pequeña. Piérdete por sus canales, admira sus casitas de colores, saca fotos de los rincones más preciosos y ponte las botas con una comilona italiana. Todo, mientras escapas de la marabunta turística de San Marco y el puente de Rialto. Burano, que fue independiente hasta 1923, está a 7 kilómetros de Venecia en dirección noreste. En el vaporetto tardarás unos 30 minutos en llegar y tienes la oportunidad de hacer parada en Murano, como hice yo. La línea 12 es la que te lleva a estas dos pequeñas islas desde la plaza de San Marco.

Es, sin duda, una escapada obligada si visitas la ciudad italiana. No requiere mucho tiempo y vale muchísimo la pena. Es de esos lugares que, a pesar de sus colores electrificantes, aporta una calma y una tranquilidad inigualables. Además, en la isla hay varios museos de encaje artesanal, ya que el sitio es mundialmente famoso por ello. Yo aún me siento embriagada con la magia del lugar y sé que volveré. Espero convencerte de que tu también tienes que hacerlo. Y como creo que es un sitio que hay que ver y sentir, te dejo con las preciosas fotos que saqué. Como ya todos sabemos, hay veces que una imagen vale más que mil palabras.

Su sello de identidad: casitas de colores y ropa colgada.

 

El punto céntrico de Burano.

 

Nada tiene que envidiarle a los canales de Venecia.

 

Son pequeñitos pero encantadores.

 

¿Se puede encontrar algún sitio en Italia donde se coma mal? Lo dudo.

 

Los habitantes de esta isla se merecen un premio por tener tanto gusto, tacto y originalidad al decorar sus casas.

 

6

 

También hay un parque muy bonito.

 

Porque el amor SIEMPRE es la respuesta.

 

8

 

10

Precioso, ¿verdad? Lo sé, es bastante espectacular. Después de ver estas imágenes, estarás probablemente pensando en tu próximo viaje a Venecia. No dudes en contactarme si así lo haces. ¡Me encantaría ayudarte y aconsejarte para que no te pierdas los mejores rincones!

¡Súbete a Nuestro Avión!

Si te ha gustado este post, haz el check-in para suscribirte a nuestra lista de correo, y serás el primero en enterarte de todas las novedades. Además, podrás descargarte, de manera gratuita, nuestros SÚPER fondos de pantalla. ¡Preciosos e inspiradores!

¡No te quedes en tierra!

Lisi Ruppel

Tengo pasaporte alemán/español pero me considero ciudadana del mundo. El hemisferio derecho de mi cerebro rige mi vida así que soy creativa, aventurera, impulsiva, muy soñadora y bastante cabezota. El motor que me impulsa es el amor y mi corazón se acelera cuando estoy a punto de irme de viaje, cuando paso tiempo con la gente que amo, cuando fotografío cosas y sitios bonitos, cuando saco tiempo para crear o cuando contemplo una puesta de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *